ESTE BLOG SE CIERRA DEFINITIVAMENTE. PUEDES SEGUIRME EN: www.benitocastro.com

27.1.06

¿Junto al poder, o gestionando poder?


Nadie duda que las direcciones de Comunicación deben estar en la cúspide del poder de las organizaciones. Sobre ello se ha alcanzado una suerte de consenso de los profesionales, fruto de la palmaria experiencia vivida por múltiples reponsables de nuestra disciplina. Y por la aquiescencia también, no nos engañemos, de los máximos responsables de las empresas que han visto que es mucho más eficaz contar con la cercanía del director/a de Comunicación, que tenerlo lejos.

En este aspecto fueron los políticos quienes demostraron primero que el lugar del responsable de Comunicación era cerca de ellos, especialmente en las campañas electorales y después en el día a día de la gestión desde las instituciones.

Estamos de acuerdo en este tema. No hay duda. El lugar del responsable de Comunicación está junto al poder. Pero ello, bien mirado, es insuficiente. La Comunicación Corporativa tiene sentido, y es eficaz, si gestiona poder, lo cual conlleva un matiz diferente.

Gestionar poder significa participar en los órganos de dirección y en la toma de decisiones que ellos adopten. Este es el verdadero lugar del director/a de Comunicación, lo que no está reñido, sino todo lo contrario, con la obviedad de situarse en el organigrama en conexión directa con la máxima autoridad de la empresa (presidente, consejero delegado...).

La clave de que la involucración del dircom con el poder sea de esta manera, y no viviendo "a la sombra" del máximo jefe, radica en que la Comunicación Corporativa es una herramienta estratégica. Este hecho se concreta en la siguiente secuencia ampliada en la que el dircom es el protagonista: este profesional está obligado a trabajar para la organización como base y campo de actuación; y lo ya apuntado, ha de participar en los órganos de decisión y, por último, tiene que estar conectado a la autoridad principal.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Benito, que bien, Por fin te puedo escribir algo ayer había algo que andaba mal en blogger y no me dejaba.
Estoy totalmente de acuerdo contigo, pero que hacer cuando eres el encargado de la comunicación pero tienes un jefe convencido de que sabe mucho más que tu y que no te deja investigar, ni rematar bien las acciones de comunicación.

Marta

Benito Castro dijo...

Hola Marta

No pinta bien lo de ese jefe, eso está claro. Pero, también está claro que tal comportamiento no es atribuible solamente a jefes que trabajan en Comunicación. Es tan real como humano en cualquiera de sus aplicaciones, podríamos decir.

Pienso que, para este tipo de situaciones, lo mejor es buscar aquellos asuntos/actividades en los que puedan haber coincidencias. Esto puede servir de plataforma de lanzamiento para, posteriormente, orientarse a la consecución de unos resultados que se puedan visualizar como comunes (del equipo).

Trabajar con lógica y en equipo es fundamental. Si se crea ese marco de connivencia previo, es posible que puedan darse paso a nuevas ideas.

Por lo tanto y como resumen, yo veo así la secuencia: trabajar con lógica y en equipo//centrarse en el objetivo de alcanzar unos resultados para la empresa//colaborar en crear un clima de connivencia y entendimiento//introducir nuevas ideas.

Bueno no sé si puede valerte de algo este que apunto.

Y ahora que ya puedes entrar, espero seguir viéndote por aquí. Por cierto, ¿tu eres la Marta de la que habla Fernando Polo en Abladías como miembro del blog familiar de Barahona?

Javier Celaya dijo...

Hola, Benito,

Tienes razón, pero desgraciadamente pocas veces las empresas llevan esa teoría a la práctica. ¿Cúantas empresas españolas tienen a su DIRCOM sentado en los Consejos de Administración? Muy pocas.

Deberíamos preguntarnos por qué. ¿Qué aporta el Dptp. de Comunicación al negocio de la empresa? Nadie duda de la aportación del Dpto de ventas o de logística, pero pocos DIRCOM pueden medir y defender su aportación neta al margen de la empresa. ¿Es un problema de formación de los actuales DIRCOM?

benito castro dijo...

Hola Javier

Celebro tu participación. Bajo mi punto de vista, da en la llaga, en nuestro Talón de Aquiles: la incapacidad de cuantificar resultados, propia de la Comunicación Corporativa. Es decir, si yo presento una nueva etapa de mi empresa en rueda de prensa, ¿en que se nota en la cuenta de resultados? Realmente en nada,en nada que podamos cuantificar facilmente al menos.

Por eso creo que, mientras no se demuestre lo contrario, debemos asumir que somos una disciplina 100% cualitiativa. Hay otras: la gestión de los RRHH, que es bastante soft desde el punto de vista cuantitativo, si bien el coste laboral es básico a la hora de calcular el precio de tu producto o servicio. Otro departamento muy cualititativo (netamente de gasto) es el jurídico. Es cualitativa también la referencia de la reputación, tan en boga últimamente...

Desde mi perspectiva, y dado que la vinculación del Dircom es clara con la máxima representación de la empresa, su medida (al igual que el director general) debe estar en las grandes cuentas: el balance y la cuenta de resultados.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por tu contestación Benito, me sirve todo.
Y respecto a lo de Abladías, si que soy yo la Marta que dice Fernando.

Un saludo

Marta

Mi lista de blogs

Etiquetas

Posterous - The place to post everything. Just em

CONOCE MI NUEVO BLOG

Mi perfil

Mi foto
Spain
Comunicador y periodista.

Comucor en Wikio

Wikio – Top Blogs