ESTE BLOG SE CIERRA DEFINITIVAMENTE. PUEDES SEGUIRME EN: www.benitocastro.com

18.1.10

La Empresa 2.0 asume la buena intención como principio ético y de rentabilidad

Realmente, con la carga cultural que nos condiciona, podemos considerar la Empresa 2.0 como una utopía, y en buena medida lo es; lo que ocurre es que representa una alternativa muy relevante, dadas las coordenadas en la que se establece nuestro mundo y que este fin de semana analizaba Manuel Castells en una entrevista en La Vanguardia. Existe un grado de determinismo tecnológico que es el que nos arroja hacia una nueva manera de producir que cuenta, indefectiblemente, con la implicación de las personas.

Nuestro concepto tradicional de la empresa lleva implícito una serie de restricciones, y ahora de lo que se trata es de virar en sentido contrario hacia un ecosistema diferente basado en las aportaciones. Las estructuras de las empresas de toda la vida se basan en la distribución de las tareas desde una óptica tendente hacia la reducción de las posibilidades: sólo es necesario hacer aquello que nos marca la dirección y cumplir órdenes. Esta visión gestiona la escasez, pues reduce sobremanera las alternativas entre muchas posibles, pues el número de mentes pensantes es grande en una organización.

El determinismo tecnológico que decía más arriba (que merece la pena tener un desarrollo autónomo como idea en otro post) nos arroja como organización, al menos potencialmente, a contar con muchas posibles ideas puesto que las herramientas de la nueva web participativa ( blogs, wikis, redes sociales...) nos otorgan esa posibilidad que es su razón de ser esencial como instrumento. Por eso, la opción existe, puesto que las herramientas están aquí. El propósito también lo tenemos: existen teorías, pero también muchos casos reales, que confirman que las organizaciones pueden funcionar mejor con un mayor grado de participación que hasta la fecha.

¿Entonces, qué es lo que falta? Pues falta buena fe como principio ético, ya que para dar el paso de un sistema de constreñido a otro de participación es necesario tener confianza en un doble sentido: de los jefes hacia sus empleados y viceversa. Con los nuevos instrumentos de comunicación y una adecuada dosis de confianza se debe acometer el nada fácil proceso de reconducción del estilo de gestión de empresarial, tarea en la que cada vez hay más gente concernida. El objetivo último, no debemos perderlo de vista nunca, es lograr la rentabilidad que toda actividad empresarial persigue.

Posted via email from El blog de Benito Castro

Mi lista de blogs

Etiquetas

Posterous - The place to post everything. Just em

CONOCE MI NUEVO BLOG

Mi perfil

Mi foto
Spain
Comunicador y periodista.

Comucor en Wikio

Wikio – Top Blogs